NATURAL Y SOSTENIBLE

El material con el que se elaboran las colecciones de Bõln procede de residuos vegetales. El método propio Flexyskin, desarrollado para su fabricación, reduce hasta un 70% el volumen de material empleado con respecto a otros procesos similares. También el consumo energético es menor, pues sus moldes permiten una fabricación a baja temperatura. La espuma de poliuretano es, además, un material reciclable y ligero, que produce menor huella logística.